La Habana, Cuba.- La Cumbre de las Américas “dejó de ser el arma útil para la doctrina Monroe”, dado que “en este planeta no caben espacios para el imperialismo, colonialismo y hegemonismo”, enfatizó el presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega.

Explicó que -en nombre de la democracia- Estados Unidos pretende imponer “una política internacional tiránica, imperialista y terrorista”. Sin embargo, su afán colonialista quedó derrotado en América Latina con el nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), ocurrido en 2010.

“La Celac enterró a la doctrina Monroe. América Latina y el Caribe ya no es para Estados Unidos, América Latina y el Caribe es para los latinoamericanos y caribeños”, recalcó durante su intervención en la XXI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Ortega destacó los esfuerzos de diálogo y cooperación emprendidos desde la Celac para incluir a quienes protagonizan “esos polos que se han venido configurando” como Rusia, China e India en función del desarrollo conjunto.

En este sentido, subrayó que “debemos sentirnos orgullosos de que tenemos una unidad latinoamericana y caribeña en medio de la diversidad y que respetamos nuestras diferencias”.

Al referir la situación de conflicto entre Rusia y Ucrania, Ortega señaló que los atentados contra la paz alentados por Occidente finalizarán “con un cambio profundo donde el imperialismo tendrá que dejar de ser imperialismo, donde la OTAN tendrá que dejar de ser la OTAN tratando de apoderarse del mundo y tendrán que entender que para que podamos vivir en este planeta no queda mas alternativa que reconocernos en un espíritu de respeto, principios del multilateralismo”.

Categorías: Internacionales